Seguinos

Comunidad

Contigo en la distancia

Publicado

el

*Por Fabiana Gallardo

El recurso digital se ha venido extendiendo como herramienta para que podamos acceder, por ejemplo, a una consulta psicológica. Una práctica en aumento en el país pero que se transforma en casi vital para los compatriotas que viven afuera y que, gracias a la tecnología, pueden dialogar con profesionales argentinos y así sobrellevar mejor su desarraigo.

La virtualidad se extiende con velocidad en distintos ámbitos de nuestra vida cotidiana. Prácticas educativas, compras, y los encuentros sociales se han familiarizado con el recurso on line. ¿Qué pasa con la salud? ¿Las consultas psicológicas? Crece la atención a distancia y, a través de ella, las oportunidades de acceso a tratamientos psicológicos de argentinos y argentinas que residen en el exterior.   En primer lugar, lo significativo es conocer la problemática en todas sus dimensiones y hacer un alto para ver donde estamos parados y cuál es el punto de partida. Por otra parte, el contexto de pandemia ha acelerado el desarrollo de distintas prácticas y esto también debe tenerse en cuenta.

En esta dirección se torna pertinente recurrir a al estudio realizado durante el último año por el Observatorio de Psicología Social Aplicada dependiente de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires (UBA), sobre la Salud Mental en Cuarentena ya que aborda el impacto psicológico, en cuatro momentos del aislamiento durante la pandemia del COVID 19 en Argentina, y el vínculo de los encuestados, con la tecnología y la posibilidad de realizar un tratamiento psicológico.

Del trabajo realizado el año pasado puede observarse que se produjo un incremento en la cantidad de personas que manifestaron realizar un tratamiento psicológico, entre los meses de mayo y julio del año pasado. En mayo, el 14,05% de los participantes, en julio, el 15,90%, luego en octubre, el número de los participantes de la encuesta que se encontraban consultando a profesionales fue del 10,30%.

Por otra parte, si bien el informe citado profundiza en el aumento de las consultas, como consecuencia de las situaciones de estrés generadas en el contexto de pandemia, también pone el foco en las dificultades que se manifiestan a la hora de acceder a un tratamiento. En este sentido, una de las barreras que se viene quebrando progresivamente es la “necesidad de la presencialidad”. Vale destacar que del total de los encuestados que manifestaron estar haciendo terapia, más del 65% manifestó hacerlo a través de la modalidad a distancia, mientras que un poco más del 35% restante lo siguió haciendo de modo presencial.

Más allá de los números, que son una foto de un momento determinado, me permito compartir estos datos, en primer lugar porque considero clave la labor académica y su divulgación, que saludablemente analiza casi en tiempo real una problemática que golpea a los habitantes del mundo por igual y muestra la importancia de nuestras universidades, y fundamentalmente porque coloca el foco en la necesidad de mejorar el acceso de la población a intervenciones psicológicas.

Esta conjunción entre la ciencia y el conocimiento, puestos en línea con las necesidades de la población, por un lado, y los avances tecnológicos que amplían nuestras prácticas, nos colocan frente a una oportunidad y un desafío: acortemos las distancias y avancemos en el acceso a las consultas psicológicas, como una posibilidad de mejorar nuestra calidad de vida.

Argentinos y argentinas que transitan sus historias por el mundo, por diversos motivos y circunstancias, hoy pueden acceder a un tratamiento gracias a las nuevas modalidades de comunicación. La pandemia sin dudas precipita por necesidad estas prácticas, pero estamos frente a un momento en el que se vuelve trascendente promoverlas y facilitarlas. No se trata de una moda sino porque estaremos contribuyendo a la construcción de salud más integral.

Más capacitación y más acceso

Esta situación es la que nos motiva a seguir trabajando en la formación de profesionales preparados para intervenir a distancia y poder brindar asistencia psicológica a las argentinas y argentinos que residen en el exterior.

Se vuelve cada vez más importante el poder garantizar que estos recursos puedan ser accesibles y llegar a cada vez más personas que lo pueden estar necesitando. Para un migrante, sea cual fuere el motivo de su decisión de viajar y dejar atrás su país de origen, lo más importante es poder sortear las distancias, para mantener un vínculo con su cultura, y que el desarraigo no sea tan duro.

Asimismo, el contacto con otros argentinos puede ser una herramienta para sobrellevar la adaptación a las nuevas culturas en las que se insertan. En este sentido, la tecnología se presenta como una aliada y tenemos que aprovechar las oportunidades que nos da. Así lo he podido experimentar desde Bruselas, donde resido y trabajo con el objetivo de juntar y potenciar el conocimiento de las y los profesionales de la psicología, con perspectiva intercultural, con la mejor cara de la tecnología, que es la inmediatez y la posibilidad de derribar fronteras, estrechar lazos, en definitiva posibilitar más encuentros.

Recuerdo hace unos años la experiencia de una joven argentina, de quien me reservo la identidad pero cuyo ejemplo viene al caso para comprender en toda su magnitud la importancia de promover el uso de la tele psicoterapia, que puede ser vital en muchas situaciones que no conocemos. Hace 17 años, desarrollando la psicología y acompañando a compatriotas que se encuentran en otros lugares del mundo, nos conectamos con una chica argentina que vivía en Alemania, en una zona rural, en un pueblo que se llama Bruchsal. Con el tiempo y la posibilidad que nos daba mantener distintas charlas telefónicas fuimos desandando las dificultades que tenía para adaptarse a una cultura nueva, ya que pasaba gran parte del día sola porque su pareja alemana trabajaba todo el día. Todo ello gracias a una interconsulta con una psiquiatra de aquel lugar, pudimos ayudarla paulatinamente a llevar una vida más saludable. Esta es una de las ventajas de trabajar desde la psicología desde una mirada intercultural.

La tecnología está disponible, es necesario ahora desplegar las mejores estrategias para ponerla al servicio de las personas, para poder garantizar el acceso a un acompañamiento psicológico, sin importar su condición social y el lugar en el mundo donde se encuentre, que es central para llevar adelante una vida saludable.

En este sentido, más allá de los pormenores, comparto el ejemplo dada la importancia que tuvo para esta jóven el haber tenido la posibilidad de recurrir a una ayuda profesional, y de acceder a la escucha de profesionales argentinos. Imaginemos cómo se pueden multiplicar hoy estas posibilidades gracias a la tecnología. Un celular y conectividad a internet hicieron posible llevar adelante un tratamiento psicológico que en otros tiempos hubiera sido impensado, y que saludable y oportunamente permitió que pudiéramos ayudar a una paciente a poder sobrellevar, brindando recursos psicológicos y asistencia profesional, su adaptación a un mundo nuevo que se presentaba como hostil.


Fuente: @tallerderedes

Miles de argentinos y argentinas pueden estar hoy necesitando apoyo, y más aún en un contexto de pandemia, mientras las campañas de vacunación avanzan y la tan ponderada nueva normalidad parece estar más cerca. Con ese objetivo debemos seguir trabajando, desde las instituciones públicas y privadas, desde los gobiernos y las empresas de salud.

La tecnología está disponible, es necesario ahora desplegar las mejores estrategias para ponerla al servicio de las personas, para poder garantizar el acceso a un acompañamiento psicológico, sin importar su condición social y el lugar en el mundo donde se encuentre, que es central para llevar adelante una vida saludable.

*Lic. Fabiana Gallardo. Psicóloga especialista en Migración, expatriación e interculturalidad. MN 47294 IG. @linking_cultures

Comunidad

Los efectos negativos de la tecnología en el desarrollo del lenguaje y la comunicación

Publicado

el

A través de la campaña “+Fonos, +Salud”, y ante la baja la cantidad de fonoaudiólogos en el país  y el incremento de las consultas, el Servicio de Fonoaudiología del Hospital Universitario Austral, la Asociación Argentina de Logopedia, Foniatría y Audiología (ASALFA), la Federación Argentina de Colegios y Asociaciones de Fonoaudiólogos (FACAF), la Asociación de Fonoaudiólogos de la Ciudad de Buenos Aires (AFOCABA), la Regional de San Isidro del Colegio de Fonoaudiólogos de la Prov. de Buenos Aires (COFOBA) y la Asociación de Foniatría, Audiología y Logopedia Platense (AFALP), se unieron para crear conciencia sobre la importancia de la fonoaudiología y sumar estudiantes a esta carrera que está disponible en 13 universidades de todo el país.

Por Campaña +Fonos, +Salud*

La comunicación y el lenguaje son habilidades que se construyen del interjuego entre la biología y el ambiente. Para aprender a comunicarse es necesario que el cerebro del niño cuente con una serie de condiciones como para hacerlo, pero a la vez necesita del estímulo del ambiente para desplegar esas habilidades. La historia cuenta la vida del niño de Aveyrón quién fue encontrado a fines del siglo XVIII viviendo solo en un bosque francés. Ese chico fue llevado a una institución para que viviese en compañía de personas, el objetivo entonces fue educarlo y ayudarlo a que pudiese hablar. Víctor, que así era su nombre, pudo aprender algunas palabras aisladas para comunicarse pero nunca adquirió lenguaje estructurado y fluido. Muy probablemente, esto se deba a que en sus primeros años de vida, estuvo sólo, sin estímulos verbales, en un momento que es crítico para el desarrollo de las habilidades comunicativas.

El cerebro, tiene un tiempo limitado en su evolución para aprender el lenguaje de modo fluido. Podemos aprender palabras nuevas durante toda nuestra vida, pero no podemos aprender a armar frases o a pronunciar bien de manera indefinida en el tiempo porque el cerebro tiene períodos específicos para eso que se extienden hasta los 6 o 7 años.

El proceso de adquisición del lenguaje se inicia en el nacimiento, y se completa  alrededor de los 6 años, distinguiendo tres etapas claras: 1) la primera es cuando los niños  aprenden a comunicarse, sin palabras, pero transmitiendo intenciones, en esa etapa aprenden a mirar, a señalar a rechazar y a hacerse entender; 2) alrededor de los 2 años  aprenden a hablar con algunas palabras aisladas y frases defectuosas en su construcción y 3) finalmente aprenden a hablar bien, que es cuando logran ampliar la longitud de las frases, incorporan mucho vocabulario y pueden progresivamente pronunciar mejor las palabras. Todo este recorrido está determinado biológicamente, pero para que esto se cumpla, es necesaria la participación del adulto. Para que un niño hable, hay que hablarle.

En los últimos años , con la falta de tiempo, con los cambios tecnológicos, parte de ese “estimulo ambiental” ha sido reemplazado por el uso de dispositivos electrónicos. El utilizar este recurso como medio casi exclusivo de estimulación, hace que los nenes pierdan multiplicidad de oportunidades de comunicación interpersonal y de manera concomitante no desarrollen habilidades nodales para el desarrollo posterior. Durante el aislamiento preventivo vivido durante la pandemia, muchos chicos tuvieron como único medio de estimulación el uso de dispositivos electrónicos. Dejaron de estar en contacto con pares, dejaron de ir a la plaza, de visitar familiares y sus padres muchas veces tampoco podían disponer del suficiente tiempo para jugar o establecer momentos de comunicación por el agobio que supuso trabajar desde el hogar con horarios interminables y  llevar adelante las labores hogareñas.

Graciela alicante, presidente de la regional san isidro del colegio de fonaudiologos de la provincia de buenos aires sobre la campaña en radio salud

Los efectos de esa situación ya están a la vista en la consulta fonoaudiológica habitual, ya en los últimos 10 años, se advertía un crecimiento exponencial de consultas por problemas de comunicación y lenguaje, y en el último año la situación ha empeorado.

Estudios previos al aislamiento, avalan los efectos dañinos que produce el reemplazo de las relaciones interpersonales en el desarrollo de los niños por causa de la tecnología. El neurocientífico francés Michel Desmurget ( 2020 ), menciona que en su país, las consultas por esta razón en el período 2010 a 2018 se incrementaron de 11.000 a 24.000 casos. El mismo , ha escrito un libro llamado “La fabrica de cretinos digitales” en donde destaca los efectos nocivos de la tecnología en la infancia en relación con la comunicación y el lenguaje, la atención, el aprendizaje, la conducta y el sueño.

De modo inverso al incremento de las dificultades en la comunicación, decrece la cantidad de profesionales preparados de atenderlos. La tasa de estudiantes de la carrera de Fonoaudiología baja sistemáticamente y la cantidad de egresados hoy es aproximadamente 5 veces menor que en la década de los 90’”.

Dimitri Christakis, investigador de la Universidad de Washington (2009), realizó un estudio en el que grabó a niños de 2 a 48 meses y observó que cuando no estaba la televisión prendida, esos niños escuchaban de su entorno 925 palabras por hora, mientras que cuando la televisión estaba encendida escuchaban sólo 155, es decir que el estímulo se reducía un 85%. Al escuchar menos, también vocalizaban menos.

Desmurget (2020) menciona que un bebé de 18 meses que esté expuesto a pantallas media hora al día tiene un riesgo 2,5 mayor de desarrollar retraso en el lenguaje.

El investigador Bilton (2014), analizó el tiempo de exposición a pantallas en niños de distintas edades y observó que los nenes de hasta 2 años pasan alrededor del 10% de vigilia pendiente de ellas, de 2 a 4 años, el 25% del tiempo de vigilia, de 8 a 12 años el 33% y de 12 en adelante el 40% del tiempo que están despiertos están en contacto con una pantalla.

La Organización Mundial de la Salud (2018), prohibió el uso de dispositivos electrónicos a menores de 5 años a causa de los efectos adversos que ocasionan en el cerebro en desarrollo y sugiere el uso administrado en niños mayores de esa edad, porque se termina afectando la atención, la conducta y la comunicación, pero también se afecta la salud física con el incremento de la obesidad y sus derivados (diabetes, hipertensión arterial, etc.)

De modo inverso al incremento de las dificultades en la comunicación, decrece la cantidad de profesionales preparados de atenderlos. La tasa de estudiantes de la carrera de Fonoaudiología baja sistemáticamente y la cantidad de egresados hoy es aproximadamente 5 veces menor que en la década de los 90’.

Listado de universidades donde estudiar

Quienes trabajamos en la parte clínica, vemos día a día como las familias peregrinan buscando atención para sus hijos con dificultades en el lenguaje. Esto se expresa tanto en la salud pública como en la privada. Según datos provistos por la Lic. Graciela Gaillard, Fonoaudióloga de Planta del Hospital de Niños Pedro de Elizalde, la lista de espera para acceder a tratamiento en ese hospital es de aproximadamente de 3 años, desde 2018 no es posible ingresar pacientes nuevos a tratamiento.

Según datos mencionados por la Dra. Alicia Maiocchi, fonoaudióloga de planta permanente del hospital, en un relevamiento realizado en el período 2020-2021, sobre 869 pacientes evaluados, todos necesitados de realizar terapia de lenguaje, solo 235 habían conseguido tratamiento en sitios cercanos a sus domicilios.

La misma situación se replica en centros privados en los que hay muchos fonoaudiólogos en horarios muy amplios de atención, pero aún así la mano de obra parece no alcanzar nunca, especialmente luego de la pandemia.

* Servicio de Fonoaudiología del Hospital Universitario Austral, Asociación Argentina de Logopedia, Foniatría y Audiología (ASALFA), Federación Argentina de Colegios y Asociaciones de Fonoaudiólogos (FACAF), Asociación de Fonoaudiólogos de la Ciudad de Buenos Aires (AFOCABA), la Regional de San Isidro del Colegio de Fonoaudiólogos de la Prov. de Buenos Aires (COFOBA) y la Asociación de Foniatría, Audiología y Logopedia Platense (AFALP).

Seguir leyendo

Comunidad

Gobernar (y comunicar) de local

Publicado

el

Los consultores en comunicación política y docentes (La Comunicación como herramienta política-UBA), Gonzalo Arias y Lucas Doldán presentaron esta semana “Comunicar lo local. Estrategias electorales y de gobierno”, editado por La Crujía .

La Editorial La Crujía acaba de anunciar, entre sus novedades de noviembre, la reedición del libro “Comunicar lo local, estrategias electorales y de gobierno”,  de Gonzalo Arias y Lucas Doldán.

Sin dudas, como reza la presentación en sociedad de la obra, “en una época marcada por la crisis y la incertidumbre, la comunicación plantea nuevos desafíos a la política local”. Desde allí parte el recorrido propuesto por Arias y Doldán, en un texto que sin dudas constituye una herramienta oportuna para quienes tienen la responsabilidad de afrontar y llevar adelante políticas comunicacionales pensadas desde la ventanilla pública más cercana a la ciudadanía.

“En este contexto, estamos convencidos de que la comunicación tiene mucho para aportar a estos nuevos liderazgos políticos locales, que no sólo tienen el desafío de satisfacer demandas ciudadanas que expresan niveles cada vez más altos de exigencia, sino también para enamorar y movilizar emotivamente a los ciudadanos, legitimando sus proyectos e iniciativas, y reafirmando sus respaldos electorales de forma constante”.

“A la hora de pensar el libro, nos preguntábamos ¿Cómo gestionar las crisis que se tornan recurrentes, y que parecen no dejar margen para el normal curso de los gobiernos locales ¿Cómo responder con mayor eficacia a las crecientes demandas y exigencias de ciudadanos cada vez más preocupados por sus entornos próximos y, por ende, más exigentes con los liderazgos locales? Interrogantes que hablan a las claras de los nuevos desafíos que enfrentan los gobiernos locales”, señala Arias -sociólogo y consultor en comunicación- en una entrevista publicada por Forbes Argentina.  

Gonzalo Arias

¿Cómo planificar una campaña electoral local cuando el mundo tal y como lo conocíamos ha dado un giro inesperado? ¿Cómo construir consensos? ¿Cómo apelar a la comunicación de proximidad? ¿Cómo gestionar las crisis? ¿Cómo diseñar estrategias e implementar acciones para persuadir y gobernar? Estos son algunos de los interrogantes que los autores pretenden responder a partir de una serie de herramientas clave.

“Siempre nos llamó la atención el hecho de que pese a que todos reconocen que la inmensa mayoría de los ciudadanos tienen su primer contacto con la democracia en el nivel municipal, es un lugar común el subestimar el nivel local”, agrega Doldán, -licenciado en Ciencias Políticas y consultor- consultado por el mismo medio.

Lucas Doldán

Al respecto, el libro expone esta contradicción de manera concreta y allí sitúa el punto de partida para una nueva construcción de la comunicación local. “En política, a menudo se subestima este nivel, reduciéndolo a un mero trampolín para alcanzar objetivos más importantes. Algo que no solo sucede en el ámbito de la actividad política, también los medios de comunicación más importantes -con excepción de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y algunos municipios del conurbano bonaerense- suelen privilegiar los problemas diarios de los vecinos de las ciudades por sobre los grandes temas nacionales o internacionales” (fragmento reproducido por Infobae).

En definitiva, tal como exponen los autores en cada oportunidad que se les presenta, los municipios y la política local son un laboratorio privilegiado no solo para la innovación en materia de comunicación, sino para la recuperación de la política en tanto herramienta de transformación.

“En este contexto, estamos convencidos de que la comunicación tiene mucho para aportar a estos nuevos liderazgos políticos locales, que no sólo tienen el desafío de satisfacer demandas ciudadanas que expresan niveles cada vez más altos de exigencia, sino también para enamorar y movilizar emotivamente a los ciudadanos, legitimando sus proyectos e iniciativas, y reafirmando sus respaldos electorales de forma constante”, concluyen Arias y Doldán en una invitación a la lectura y a echar mano de nuevas estrategias para reconfigurar los vínculos entre política y comunidad.

El libro puede encontrarse en la librería de editorial La Crujía, Cúspide y Yenny, y también en @comunicarlolocal donde los autores se proponen interactuar con los lectores apostando a las multiplataformas.

Seguir leyendo

Comunidad

“El cambio no solo es necesario sino que es posible”

Publicado

el

El licenciado en Ciencias Políticas, consultor y especialista en Economía Circular, Luis Lehmann, autor de “Cómo hacer clic hacia una nueva economía. Una revolución circular con el ser humano en el centro”, recientemente publicado, adelantó algunos puntos clave de su nueva obra y reflexiona sobre los caminos posibles para avanzar en nuevos vínculos entre economía, producción y ambiente, como garantía de desarrollo sostenible.

El libro Cómo hacer clic hacia una nueva economía. Una revolución circular con el ser humano en el centro”, llega en un momento donde la temática que aborda se vuelve de gran actualidad, mientras se  desarrolla la COP 26 en Glasgow, Escocia.  Son tiempos de conversaciones internacionales en busca de los consensos para moderar el peso de la actividad del ser humano respecto del clima, que entre otros impactos está generando tensiones en las cadenas de suministro de bienes, escasez de energía como así también un aumento global de la inflación producto de las anteriores.

En este contexto, la economía circular representa una herramienta que permite moderar y corregir muchos de esos efectos y la mencionada obra “pretende ser un llamado a activar la consciencia para pasar de la contemplación a la acción, para aprovechar un marco global donde la necesidad y la oportunidad van de la mano”, expresa el autor.

Si bien la pandemia ha propiciado debates favorables para la implementación de nuevas maneras de producir y consumir, y de vincular ambiente y desarrollo, también plantea que “hay que lograr transformar el estado de preocupación y alarma, que nos marca la nueva agenda, en condiciones de poder y capacidad de hacer. Y para ello, hay que proponer una nueva economía como misión común”, destaca Lehmann en una entrevista brindada a Eco Circular, el sitio español especializado en economía circular, Luis Lehmann anticipó detalles de la obra recientemente publicada por la editorial Caligrama del Grupo Penguin Random House, editado en España y también disponible en papel y digital a través de Amazon.

Licenciado en Ciencia Política y dedicado a la docencia, consultoría y promoción del desarrollo económico sostenible a partir de la economía circular, Lehmann dio un nuevo paso en materia de divulgación con esta segunda obra (su primer libro Economía Circular, el cambio cultural. Editorial Prosa, 2020), donde recoge la experiencia de haber estado vinculado durante más de una década a la gestión pública y el ambiente.

El cambio posible

“El cambio -continua- no solo es necesario sino que es posible porque tenemos los recursos humanos, materiales, económicos, la tecnología y el conocimiento para implementar nuevas soluciones para resolver los grandes problemas que enfrentamos como humanidad”.

“EL LIBRO PRETENDE SER UN LLAMADO A ACTIVAR LA CONSCIENCIA PARA PASAR A LA ACCIÓN, PARA APROVECHAR UN MARCO GLOBAL DONDE LA NECESIDAD Y LA OPORTUNIDAD VAN DE LA MANO”

lUIS LEHMANN

Para dar cuenta de ello, la obra realiza un recorrido por el contexto internacional pre, durante y pospandemia, de geopolítica y diplomacia ambiental, y pone especial foco en la articulación entre el papel del ciudadano, de las empresas y de los Estados, todo matizado con citas y referencias de autores de actualidad, filósofos, economistas, periodistas, entre otros. “Si crees que cambiar es posible, a través de acciones que impliquen un desarrollo económico competitivo y eficiente, que generen beneficios, que apuesten por la innovación, a la vez que eviten el cambio climático, promuevan la generación de nuevos empleos verdes y procuren una transición justa, este será un libro que te impulsará a la acción”, invita Lehmann.

Pasar a la acción 

Vale destacar, que la economía circular se ha abierto camino en los últimos años, entre otras cosas porque demostró que se puede implantar un desarrollo económico sostenible dentro de los límites del planeta. Como contraposición al modelo de la economía lineal en decadencia, configura un nuevo modelo de producción y consumo que equilibra las dimensiones económica, social y ambiental, con el ser humano en el centro. Por ello más allá de los cambios necesarios en la economía, fundamenta la necesidad de un nuevo ser humano, al que denomina «Homo circularis», basado en las nuevas generaciones, que debe ser un consumidor comprometido, consciente del impacto sobre el ambiente y que ejerce su ciudadanía a partir de la retroalimentación de “una suerte de «trilogía circular»: una sociedad altruista y colaborativa, empresas responsables y un Estado que debe asumir un papel emprendedor, dinámico e inclusivo”, enfatiza.

Lo desafiante de la obra es que no se queda en el diagnóstico ni en la enumeración de experiencias exitosas sino que propone un camino donde cada uno de los actores de esa tríada, cada actor social tiene una labor por delante para lograr la transformación que la humanidad necesita para vivir mejor.  

¿Seremos mejores?

¿Surgirán nuevas soluciones para viejos dilemas?

¿Superaremos las contradicciones entre desigualdad, desarrollo económico y cuidado del medio ambiente?

¿Esta aceleración nos llevará a una “revolución circular”, la del encuentro de la actividad del ser humano con la naturaleza?,

Estos son algunos de los interrogantes que plantea el libro. “Si creemos que es posible, son necesarias acciones que impliquen un desarrollo económico competitivo y eficiente, que genere beneficios, que apueste a la innovación, a la vez que evite el cambio climático, promueva la generación de nuevos empleos verdes y procure una transición justa”, concluye Lehmann. El desafío está planteado.

Seguir leyendo

Más vistos